lunes, 30 de noviembre de 2009

La Europa materialista y plutocrática: la ruina de la civilización (II)

Estas son las causas de esta "expansión de las naciones protestantes", en las que "rapidamente hizo aparición una clase bien considerada: la de los empresarios" y negociantes de dinero. Paulatinamente esta expansión irá dando a las naciones protestantes el dominio financiero, industrial y político del mundo...Como hemos visto, el objetivo religioso del protestantismo conlleva desde el origen una grave desviación social, que también es libre examen. De la elección religiosa puramente individual, que niega toda objetividad y, en cierto modo, las servidumbres de la tradición eclesial, se pasó muy pronto a la apropiación puramente privada, que rechaza la objetividad y las servidumbres de las viejas comunidades sociales de inspiración eclesial. Este pollo estaba en el huevo y, claro, en seguida rompió el cascarón. Fue la neo-servidumbre luterana en Alemania, la neo-servidumbre puritana en Escocia, los enclosures anglicano-puritanos. Las víctimas serán aquellas que, totalmente desprovistas de toda protección comunitaria católica, caigan en manos de los fabricantes de la famosa "expansión" protestante y a los que podían explotar, como nunca jamás lo fueron los antiguos exclavos. Y todo porque la flecha tiene que seguir su recorrido.

Luego la flecha avanzó un poco más. Se buscó y encontró al responsable de esta tremenda desgracia: era la religión, simple cobertura hipócrita de una vergonzosa mecánica social. Visto desde Alemania e Inglaterra, ciertamente no había equivocación: el pollo había salido del huevo. Pero una vez denunciada la religión, era preciso encontrar, a traves de un nuevo libre examen, una mecánica capaz de animar una sociedad que fuera justa. Y se la encontró: fue la mecánica materialista marxista, que denuncia a la religión hasta en sus fundamentos, y que exclaviza al hombre posibilemente mucho más que la misma religión del libre examen: en la materia no palpita ningún corazón, ninguna caridad...

Pero, el mal nacido de la Reforma no es sólo eso. El libre examen protestante, en su inagotable fecundidad de herejía fundamental, o, si se prefiere, de libertad de espíritu que se engaña a sí mismo, ha disparado una flecha más mortal todavía, si ello es posible...Esta flecha ha surgido de una reacción definida por Henri Hauser como "el fariseísmo con frecuencia repugnante de las sociedades puritanas", calvinistas. Esta flecha ha surgido también de esa masa luterana, de la que Lucien Febvre dice que estaba "sometida a las coacciones, sufriendo sus rigores saludables, poseyendo también ella, en teoría, su libertad interior, pero incapaz de usarla" y que paralelamente poseía "su moralismo farisaico y timorato".

Esta flecha sigue siendo el libre examen, pero se ríe de sí misma. Un libre examen que se ha vuelto loco, que toma como objetivo no la Palabra ded Dios, sino a Sodoma y Gomorra. Que hace del sexo o de la droga su templo, y de la muerte su comunión. Y todo ello como compensación a aquella otra, que nacida del peso abrumador del conformismo teocrático, había lanzado la primera flecha salida del libre examen: la del dinero, que, por lo demás todavía sigue bien viva. Y en una liturgia dialéctica que aliena al hombre con un crecimiento acelerado de todos los "desmoronamientos" morales, también ellos "dioses creados".

Esta flecha también ha partido del frío. De las "sociedades de confianza", las más "avanzadas", integral o mayoritariamente protestantes. Suecia, Dinamarca, Holanda, Inglaterra, Estados Unidos. El antidogmatismo y el anticatolicismo están en auge por todo el mundo, generosamente financiados y animados por los más típicos grupos de presión del dinero y del movimiento cultural en poder de las sociedades protestantes.

El viento de locura que resulta de todo ello hace que se exalte por todos sitios el divorcio, la pornografía, la contracepción, el aborto, el "desmonoramiento" moral a causa de la droga y del erotismo. En una auténtica autodestrucción de las sociedades occidentales, infinitamente satisfechas de sí mismas y que reivindican brutalmente su legitimidad. El rechazo a la vida o su destrucción hacen de todo Occidente su reino. En todo Occidente la demografía ha caído por debajo de la tasa de la renovación de las generaciones. Así es en Suecia y en Inglaterra, en Francia y en Italia. Alemania ha caído incluso muy por debajo del "umbral de supervivencia", con una tasa de renovación de la población de un 0,6.

Pero las tímidas objeciones a las triunfantes Sodoma y Gomorra son barridas con un violento manotazo, como si se tratara de una agresión intolerable. El mapa religioso ya no es lo que habitualmente se cree: todos los países de Europa y de América del Norte pertenecen a la Reforma; esa Reforma que es la irrisión de sí misma y que tiene su propia muerte asegurada.

3 comentarios:

  1. Gracias Matiner por compartir con todos nosotros unos textos de significado tan profundo. Tu blog es "artillería pesada" contra el mundo enfermo que nos rodea y su decadencia intelectual, moral y espiritual. Gracias nuevamente, muchísimas gracias.
    Lluis, Olot.

    ResponderEliminar
  2. El protestantismo, padre de la democracia. La democracia, madre del laicismo; el laicismo, alma del Capitalismo

    ResponderEliminar
  3. Caso análogo al sucedido en España con la desamortización de Mendizábal.
    Se produce una masiva “compra de conciencias” a través de la venta de las tierras robadas a la Iglesia, y a las municipalidades; creándose así una “nueva” clase social soporte y apoyo del nuevo régimen liberal, compuesta por los nuevos latifundistas, los burgueses enriquecidos, y la nobleza “comprada” con las nuevas propiedades.
    La desamortización será el origen de los grandes latifundios españoles, el origen de un empobrecimiento social enorme de las clases mas desfavorecidas, un desastre cultural…además de puntal para la monarquía liberal, sustentada ya por la nueva oligarquía surgida del robo tierras y propiedades.
    Así es el liberal-capitalismo, y la monarquía constitucional a su servicio.

    Esta es también la tesis de Hilaire Belloc, cuando dice que la reforma protestante en Inglaterra se puede explicar como la utilización de unos miles de fanáticos “salmistas” por parte de una oligarquía de hacendados y mercaderes: “los iconoclastas de la codicia se unieron a los iconoclastas de la ceguera y el furor”:

    “Digo pues, que hicieron su aparición contra la Iglesia los integrantes de un grupo de ricos inmorales que esperaban sacar ventaja de una ruptura general en la organización popular de la sociedad…Una clase poco numerosa, extremadamente rica, contaminada del ateísmo que se oculta siempre en la segura riqueza disfrutada durante largo tiempo, comenzaba a apropiarse en demasía de la tierra inglesa…es verdad que el monopolio absoluto del suelo y la opresión del pueblo por parte de los terratenientes es un procedimiento puramente protestante. Nada análogo sucedió ni podía haberse concebido en la Inglaterra de la pre-reforma…(esta oligarquía) comenzaba a inmiscuirse en la administración judicial, a reemplazar al pueblo en la legislación local y a suplantar apreciablemente al rey en la legislación central….rebelarse contra la Fe, que siempre ha mirado con reservas y ha restringido y reformado la tiranía de la riqueza”.

    (Hilaire Belloc. “Europa y la Fe” Ed Ciudadela).

    ResponderEliminar